Sosa vs. M/V Lago Izabal

Veredictos

Sosa contra M/V Lago Izabal

Tribunal de Estados Unidos para el Distrito Sur de Texas,No. H-80-485

Se otorgaron $25,843,903 a un marinero mexicano, de 27 años, que percibía un salario anual de $8,224. Después de haber recibido serias quemaduras a bordo de un barco de carga del demandado cuando ocurrió una explosión en la sala de máquinas.

El demandante trabajaba para la empresa Tracey Navigation, una compañía naviera con base en las Islas Caimanes y trabajaba como engrasador a bordo de la nave del demandado controlando el funcionamiento adecuado de las máquinas del cuarto de máquina. Tres meses después de haber sido contratado para trabajar, la máquina del barco explotó mientras atracaba en un puerto de Texas. El combustible cayó sobre el marinero y ardió, causándole quemaduras de 2do y 3er grado en más del 80% de su cuerpo, lo cual le provocó severas cicatrices, pérdida del uso de las manos, que quedaron en posición de garra; pérdida parcial de la visión y del oído, disfunción sexual, y trastornos psiquiátricos, dejándole inhabilitado permanentemente. La empresa pagó $190,000 por gastos médicos antes de que el caso llegara a juicio.

El demandante planteó la demanda contra el barco y la empresa, bajo leyes marítimas generales, alegando que el barco no era apto para navegar debido a las condiciones poco seguras de las máquinas. Las evidencias revelaron que en el último viaje de la embarcación, la máquina se dañó y se incendió en dos ocasiones. El capitán había dado la orden de salir a navegar antes de que las piezas pedidas para reparar la máquina, llegaran a bordo. El demandante sostuvo que la compañía naviera tenía conocimiento de que la máquina no estaba funcionando adecuadamente y necesitaba reparaciones, y que el mantenimiento periódico de la maquinaria no se había hecho.

La empresa demandada objetó la jurisdicción del Tribunal, basándose en que la demanda involucraba a un marinero mexicano demandando a una compañía de las Islas Caimanes, que utilizaba como base principal un puerto de México. Un Tribunal Federal de Estados Unidos emitió un fallo reconociendo que sí había jurisdicción en Estados Unidos. A pesar de que la empresa alegó que la registración del barco y la base de operaciones estaban en otro país, el Tribunal decidió que la base de operaciones para el manejo del barco del demandante estaba en Houston, Texas: El barco cargaba regularmente en Houston; los salarios de los empleados se pagaban a través de un banco de Houston; y el 90% de los accionistas de la empresa eran residentes de Estados Unidos.

El Tribunal decidió que la embarcación no estaba en condiciones de navegar debido a la explosión de la máquina durante su uso normal. Dado que la empresa propietaria del barco tuvo conocimiento de los problemas de la máquina antes de haber comenzado el viaje durante el cual la maquina explotó, fue encontrada responsable, y el Tribunal le otorgó al demandante $25,843,903. $10 millones se le otorgaron al demandante por sufrimiento y dolor. $10.9 millones se le otorgaron para sus futuros gastos anuales, incluyendo atención de enfermería las 24 horas del día.

Veredicto para el Demandante: $25,843,903.00