Andersen contra Sky Cruises

Veredictos

Andersen contra Sky Cruises

Condado de Duval: Caso No.:87-8892

El demandante alegó que la empresa demandada, Sky Cruises (conocida también como Sea Escape) operaba inadecuadamente el sistema de tratamiento de aguas residuales a bordo del barco de pasajeros Scandinavian Sky, violando las regulaciones de la Guardia Costera. De esta forma se producían gases venenosos como sulfito de hidrógeno, y metano. Cuando al marinero que falleció se le ordenó reparar el sistema, esto dio como resultado un escape de aguas residuales que llenaron el área de trabajo hasta el nivel de sus rodillas. Este gas venenoso causó al marinero la pérdida del conocimiento en un lapso entre 10 y 15 segundos y seguidamente, su fallecimiento. El incidente causó la muerte a cuatro marineros en total y lesiones a otros tres. En el caso de los otros tres marineros que perdieron la vida, ya se había llegado a un acuerdo previo. Este caso fue el primero en presentarse ante un jurado en los Tribunales.

Basándose en el precedente, el demandante también alegó que la empresa operaba sin seguridad el sistema de tratamiento de las aguas residuales y pidió que se le otorgara también compensación por daños punitivos. Tomando en consideración que el marinero no era casado y no tenía hijos, el Juez limitó la compensación disponible a sufrimiento y dolor antes de fallecer, y a daños punitivos.

La empresa demandada sostuvo que el accidente era inevitable. También alegó que el marinero había desobedecido órdenes, y que el sistema de tratamiento de aguas residuales sí cumplía las regulaciones de la Guardia Costera. James Best, ingeniero y arquitecto naval, testificó que las aguas residuales depositadas en el tanque, produjeron gases venenosos. Harry Baxley, experto marítimo e investigador de este accidente para la Guardia Costera, testificó que se habían violado las regulaciones aplicables de la Guardia Costera. El Dr. Bonifacio Flores, médico forense, atestiguó que el marinero estuvo consciente de 10 a 15 segundos antes de morir. También dijo que el sulfito de hidrógeno era más venenoso que el cianuro. Alfred Isakson, ingeniero, testificó a favor de la empresa que el sistema de tratamiento de aguas residuales cumplía con las regulaciones de la Guardia Costera. Tommy Isakson, Capitán del personal del barco, declaró que la empresa se preocupaba por la seguridad a bordo. Raol Skoqlund, primer ingeniero del barco, testificó que un inspector de la Guardia Costera le había informado anteriormente que la operación del sistema de aguas residuales era adecuada.

Veredicto para el demandante: $6,100,000.00