Wilson contra Bender

Acuerdos

Wilson contra Bender y Franklin Sports Industries, Inc.

Causa No. 86-2158
Juez Farmer
Tribunal General de Asuntos Varios del Condado Stark, Ohio

RESPONSABILIDAD DEL PRODUCTO: Equipos deportivos. El Demandante es un menor que resultó lesionado cuando estaba jugando con un equipo para la práctica del bateo Mike Schmidt, que fue manufacturado por el demandado Franklin Sports Industries, Inc., y era propiedad del Demandado Bender. El equipo tiene una pelota al final de un cordón elástico de diecinueve pies que se estiraba hasta aproximadamente 50 pies. Un extremo estaba clavado en la tierra con un gancho en forma de U. El Demandante estaba halando la pelota para ver cuánto se estiraba el cordón elástico cuando el gancho se salió de la tierra golpeando al Demandante en la cabeza. El Demandante declaró que el sistema de anclaje era peligroso y que podía haberse hecho diferente sin un gancho en forma de U. El Demandante declaró que el Demandado Bender debía haber supervisado a su hijo mientras jugaba con el Demandante en vista de la naturaleza peligrosa del equipo. La Demandada Franklin Sports Industries declaró que el Demandante no usó bien el equipo porque lo estaba utilizando de una manera inapropiada. Se supone que la pelota se coloque en un tee y se golpee con un bate. La Demandada Franklin confió en el fallo de la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor, de que el producto substancialmente no constituía un producto peligroso. El Demandado Bender declaró que no sabía que el equipo fuera peligroso y contrademandó al Demandado Franklin. El Demandante tenía siete años de edad en el momento del accidente. Sufrió una lesión en la cabeza, porque el tee se introdujo 3 milímetros en el cerebro. Las facturas médicas totalizaron aproximadamente $12,000.00. El Demandante tenía dolores de cabeza dos o tres veces a la semana con una duración de unos diez minutos. De vez en cuando se tambaleaba debido a la debilidad en el lado izquierdo. Emocionalmente tenía problemas de ajuste. Sin embargo, su trabajo en la escuela era satisfactorio y podía participar en todos los deportes. DR. MORRIS KINAST neurólogo pediátrico testificó que el problema del Demandante eran los dolores de cabeza con un pronóstico bueno, porque los dolores de cabeza habían disminuido de diarios, a dos o tres veces a la semana. El riesgo de convulsiones cerebrales era de un 7 a un 10% pues habían pasado dos años después del accidente y no había tenido ninguno. El DR. ROBERT DEVIES, sicólogo, le hizo pruebas psicométricas que demostraron déficit en la atención que él pensaba que mejoraría. El mayor problema sería la ansiedad. El Dr. RHINGLAS opinó que el Demandante tiene un 50% de posibilidades de desarrollar epilepsia en su vida, la cual puede ser controlada con medicamentos.

Se llegó a un arreglo durante el juicio: $515,000.00 del Demandado Franklin. $25,000.00 del Demandado Bender.